viernes, 29 de junio de 2007

jueves, 28 de junio de 2007

miércoles, 27 de junio de 2007

martes, 12 de junio de 2007

El fotomatón de Nacho

BILBAO, 14 XII 98


Presentación del blog

Este blog muestra el libro que hice desde diciembre de 1.999 hasta un par de años después entre Bilbao y Vigo.
Está compuesto por fotomatones realizados por mi familia, amigos, compañeros de piso,... a partir de los ejemplos que yo hice en ese tiempo pero están realizados en su totalidad por ellos, sin mi colaboración.

El libro

Este libro lo hice en 2 meses. Era antes de navidad del 99 y tenía que entregar un trabajo para una asignatura de fotografía de Bellas Artes. Nos habían pedido un trabajo para finalizar la asignatura de metodología fotográfica. Yo había hecho fotomatones para todos los trabajos anteriores, así que, para el último, tenía que ser también fotomatón.
(Hasta aquí parece que voy a enseñar un trabajo de la carrera pero ustedes juzgarán).

Ya llevaba yo un tiempo haciendo fotomatones y me había hecho con unos cuantos.
"¡Fotomatones! vaya cosa, no?". Eso es lo que pensaba. Vaya habilidad que había adquirido, hacer obras de arte en un fotomatón. Todo la gente que me rodeaba me asociaba ya con el fotomatón, todo el mundo los había visto.
Entonces pensaba que además era el único que los hacía, con lo que me resultaba un poco penoso. Así se me ocurrió la idea.
Le pedí a todo el mundo de mi alrededor que me hiciera un fotomatón. Libremente, lo que quisieran, para poner en un libro. Los colocaría por orden de entrega con la fecha y si alguno ponía algo en el dorso también lo pondría.

La portada


Para la portada del libro tenía que poner un fotomatón, ¡cómo no!.

Me acordé de que Malevich, el pintor ruso, tenía un cuadro titulado "cuadrado negro sobre fondo blanco", del que se decía que era la suma de todos los cuadros de la historia superpuestos (esto es demasiado cursi para un suprematista como él) y que tenía otro que era "cuadro blanco sobre fondo blanco", de lo que deduje, claro esta que era la ausencia de cuadros o los que quedan por hacer y ahí está mi portada.

Una auténtica tira de fotomatón en la que no sale nadie.


Nota: El marrón de las tapas me recuerda al monócromo marrón en lata del artista Piero Manzoni. Otro de los santos patrones de las obras de un sólo color.